Barcelona Informe TF20

El Barcelona usará el trueque para ajustar cuentas

Entre los clubes que más ajustes van a realizar para superar la crisis del coronavirus se encuentra el Barcelona. El conjunto culé ha llevado sus cuentas al límite los últimos años apoyado en unos ingresos récord año tras año. Sin embargo, esas cuentas no van a salir este curso. De ahí que en Can Barça ya empiecen a pensar en cómo solucionar el entuerto. La entidad catalana fue de las primeras en plantear un ERTE y finalmente logró un acuerdo con la plantilla para reducir su salario, pero aún queda para cuadrar el balance. Y en un mercado a la baja habrá que echarle imaginación.

La temporada pasada el Barcelona ya utilizó el trueque para cuadrar sus cuentas. Fue en el intercambio que hizo con el Valencia por el que Cillessen puso rumbo al conjunto che y Neto se vistió de azulgrana. Esos 35 millones de la venta de Cillessen sirvieron para ajustar el balance. Por cierto que al Valencia también le sirvió para el suyo.

Para este curso la situación se plantea más complicada por la falta de liquidez que habrá en el mercado. Por eso al Barcelona le cuadran algunos trueques. En este sentido, Sport señala hoy que el conjunto azulgrana ha dado luz verde a que la Juventus hable con Arthur para intentar convencerle. El brasileño no está muy por la labor de salir del Barcelona, pero también sabe que no tendrá una mejora en sus emolumentos que sí le ofrecen en Turín. La contrapartida que ofrece la Juve es Pjanic, un jugador que gusta en el Camp Nou. Los números de una operación así serán altos y generosos para la contabilidad.

La plantilla del Barcelona, en venta

Que el Barcelona escuche ofertas por Arthur y Sergi Roberto -intocables hace un año- habla bien a las claras de que hacen falta ingresos. Rakitic, Todibo -podrían ingresar 20 millones por él- o Semedo también pueden ayudar a sanear las finanzas del club. Arturo Vidal también está siendo cortejado por el Inter. También se busca una salida a Umtiti, aunque no es fácil. Luego está Dembélé, que de ser vendido ahora dejará un buen boquete en forma de pérdidas pues será imposible llegar a los 140 millones que pagaron por él. La posibilidad de que entre en una operación por Neymar podría servir para mitigar ese impacto.

El problema del Barcelona es que tiene una plantilla corta. Y los jugadores que salen tienen que ser sustituidos. Para cuadrar sólo queda que sean más baratos de los que salen y eso afecta a la calidad. El margen es menor si se intentan operaciones como las de Lautaro o Neymar, que consumirían más recursos. Por el argentino del Inter ya han deslizado que no pagarán los 110 millones de su cláusula.

Muchos interrogantes en una planificación que obligará a los rectores culés a sacar lo mejor de sí mismos.

0 Comentarios

Clica aquí para dejar tu comentario